Amor a primera vista

La primera visita a un jardín siempre tiene algo de aventura y emoción, es parecido al momento en que te presentan a alguien que, desde hace tiempo, esperabas conocer.

Ese primer día, aunque encontraremos reflejadas ciertas referencias o información que nos habían avanzado o prevenido sobre cómo encontraríamos el jardín, siempre hay un primer impacto que entra, de golpe, por la vista: la vitalidad de la vegetación, los colores, la disposición de los espacios y de los elementos constructivos, el orden y la presentación, la coherencia del diseño, las visuales…

A los ojos de un experto los jardines hablan, son sinceros

En esa primera impresión también ayuda la imagen y el contexto. Un aspecto cuidado y que aquel día tenga luz consigue que se genere, desde el inicio, una buena conexión. Pero después hay que llegar más lejos, conversar a solas con el jardín, dejar que te cuente su historia, sus aciertos, sus errores, sus oportunidades y sus problemas. Aquí llega el saber del técnico y del especialista. Se busca llegar al alma del jardín. Los jardines pueden ser muy jóvenes, adolescentes, adultos y también senescentes y, además, pueden estar ligeramente resfriados, deprimidos o, por el contrario, estar bien sanos y llenos de vigor. Todo ello se muestra al experto. A sus ojos los jardines hablan, son sinceros.

Y es que si se analizan con cuidado, podemos llegar a ver años difíciles, con árboles que secaron sus ramas más extremas y les costó recuperar, plantas dominadas, alineaciones de plantaciones que han perdido unidades, zonas de césped más tocadas o contaminadas por especies que eliminan a las más nobles, tierras compactadas o empobrecidas…, o, por el contrario, sucesiones de años más positivos, con plantas densamente pobladas con fuerza en los brotes, copas de árboles equilibradas, podas realizadas con acierto, distancias de plantación adecuadas, arbustiva bien escogida y ocupando el lugar indicado…

Tener un jardín implica una gran responsabilidad, que no una gran inversión

El jardín transmite la sensibilidad y el criterio de sus propietarios respecto de la naturaleza. Un jardín bien gestionado necesita atención, pero sobre todo una atención de criterio y calidad. Las inversiones y gastos deben ser inteligentes y bien dirigidos. No se trata de gastar mucho dinero, sino de gastar eficientemente, con acierto y en esto tienen mucho a decir los profesionales.

¡Un jardín es el tercer paisaje! El que se pone en nuestras manos y bajo nuestro criterio, por delante de los paisajes salvajes y de los paisajes humanizados. Por eso, en greenline gardens hablamos de la ‘responsabilidad de tener un jardín’, ya que su cuidado y mantenimiento, su evolución y crecimiento depende en gran medida de nosotros. Lo vemos en cada proyecto: ¡hay tantos jardines como clientes!

La sostenibilidad en nuestro jardín es un indicador de nuestro grado de implicación con el planeta

En relación a la sostenibilidad que debe regir cada jardín, las perspectivas actuales claman por una gestión integral y racional de nuestro entorno. Actualmente ha pasado de ser una idea utópica a una condición esencial que debe implantarse bajo el criterio de los profesionales. No se entiende una sociedad que luche por preservar sus recursos naturales comunes y a la vez despilfarre esos mismos recursos en donde tiene una responsabilidad mucho más directa.

La sostenibilidad vendrá de la mano de un estudio y análisis de las circunstancias de cada realidad. Se trata de muchas cosas: de conocimiento de las especies vegetales y de sus necesidades, de elecciones de plantación acertadas, de la ejecución de técnicas de mantenimiento correctas, de oportunidad y equilibrios en las aportaciones de fertilizantes, de ajustes en las programaciones de los momentos y de las cantidades de los riegos, de la práctica de podas con criterio, de la utilización de productos biológicos y naturales para el tratamiento de las enfermedades y las plagas que puedan aparecer, de la utilización de criterios de gestión desde perspectivas integrales, del uso de datos científicos y contrastables para la toma de decisiones…

En definitiva, de cuidar a nuestros jardines como se merecen, con experiencia, profesionalidad y también con cariño.

Desde la sensibilidad por la naturaleza y las plantas también nos acercamos a la sostenibilidad

Actualmente la sostenibilidad es un valor, un beneficio para todos, una filosofía de calidad de vida y un camino de preservación de riqueza que nos predispone a ser una sociedad en progreso.

Basta con pensar en la admiración que nos merecen comunidades que consideramos que están actuando bien en este sentido. Por ello os recomiendo `La vida secreta de los árboles’ de Peter Wohlleben y ‘El libro de la madera’ de Lars Mytting, unas joyas que dicen mucho del amor que se vive por la naturaleza en los países de procedencia de sus autores. También tenemos ‘El Mesías de las plantas’, escrito por un asturiano, Carlos Magdalena, pero afincado en Londres que también dice mucho de la cultura británica por la jardinería y las plantas.

Para ahondar en la idea de tratar a nuestros jardines con el cariño que merecen, cito también ‘La vida secreta de las plantas’ de Tompkins y Bird, quienes nos descubren una realidad impensada y admirable de la naturaleza que está a nuestro alcance más directo.

Un jardín sostenible pone en marcha toda su potencialidad y reduce sus costes

La mejora de la sostenibilidad de nuestros jardines es esencial si somos coherentes con la idea de respetar y cuidar el medioambiente y a nosotros mismos, buscando un entorno más saludable y natural. Aplicar criterios de sostenibilidad es poner en marcha la potencialidad de la naturaleza que fundamenta un jardín, saber despertar su fuerza vital y trabajar unidos. Se entiende fácilmente que un jardín con vida, bien diseñado y mantenido con criterios de sostenibilidad, es un jardín en el que se reducen enormemente sus costes y a la vez se muestran optimizados sus valores ornamentales y estéticos.

Hagamos que nuestro amor a primera vista por los jardines sea recíproco, se mantenga y perdure en el tiempo. De esta relación, siempre saldremos ganando.

 

¿Necesitas ayuda de un profesional para el diseño de jardines?, ¿Quieres un jardín sostenible y sano? ¡Déjalo en nuestras manos! Contactar con jardineros en Barcelona.

2018-12-11T15:35:44+00:00 diciembre 5th, 2018|Sostenibilidad|Sin comentarios

Deje su comentario