4 plantas aromáticas para tu jardín

Las plantas aromáticas son hierbas que adornan y perfuman tu jardín. En este artículo queremos enseñaros algunas de las principales plantas aromáticas que podéis cultivar en el exterior y conseguir así una fantástica fragancia en vuestro jardín.

1. La Lavanda:

La Lavanda es, sin duda, la superestrella de las plantas aromáticas. Su olor es fresco, suave y potente, consiguiendo impregnar grandes espacios exteriores, y además es estéticamente preciosa. Se trata de un arbusto silvestre de carácter perenne que florece durante los meses de verano. No requiere de mucha atención, ya que es un tipo de planta salvaje, aún así, es necesario tener en cuenta los siguientes requisitos si se quiere cultivar en el jardín:

  • Principalmente necesita un sustrato alcalino, es decir, que tenga el Ph elevado.
  • También es muy importante que la planta disponga de un buen drenaje sin llegar a encharcar sus raíces.
  • En el momento de escoger el lugar para plantarla es necesario tener en cuenta las dimensiones que puede llegar a alcanzar, y por tanto, se debe dejar espacio para que tenga libertad de crecer.
  • Por último, es una planta que requiere la exposición solar directa durante las máximas horas posibles, de manera que es necesario colocarla en un lugar con una abundante iluminación.

2. La Menta:

La Menta es la planta aromática más tradicional. Se suele utilizar como condimento en platos, postres y bebidas gracias al delicioso aroma y gusto que consigue impregnar de chispa y alegría todo el recetario. Se trata de una hierba muy versátil que se adapta a todo tipo de suelos, incluso se puede cultivar en macetas de diferentes tamaños. Esta planta agradece los suelos bien drenados, pero también puede sobrevivir en tierras secas. La Menta no requiere de mucho sol, por este motivo se puede plantar en terrazas o en zonas poco iluminadas. Es importante evitar los estancamientos de agua, aunque se debe regar de manera regular y abundante.

3. El Jazmín:

El Jazmín es una de las plantas más destacadas por su belleza y por su agradable aroma. Es una hierba trepadora de corte arbustivo. Su floración empieza en mayo hasta septiembre de forma constante. Esta planta debe tener ciertos cuidados para poder crecer de la mejor manera posible:

  • Inicialmente, necesita climas cálidos, aunque también soporta temperaturas frías, siempre y cuando sus raíces estén protegidas de las heladas.
  • Es un arbusto que debe situarse en una zona de semisombra.
  • Durante el verano es necesario regarla de forma más seguida que en los meses de invierno.
    Por lo demás es una planta sencilla de mantener y cuidar.

4. Manzanilla:

Finalmente, la Manzanilla, una flor aromática y con una belleza indiscutible que puede adornar y ambientar el jardín estupendamente. Hay una gran variedad de plantas de manzanilla, por eso es importante informarse y escoger la más adecuada para el espacio del que se dispone. La Manzanilla es una hierba que tiene una flor blanca pequeña muy similar a la Margarita. Esta planta requiere de suelos bien drenados. Su floración es durante la temporada de verano, por tanto, requiere de luz solar y de un riego constante.

En definitiva, cultivar plantas aromáticas es una opción perfecta para poder tener un jardín repleto de diferentes aromas que consigan mejorar el ambiente y crear una atmósfera agradable del exterior del hogar. En greenline gardens podemos incorporar en tu jardín las plantas que más te gusten y crear un diseño adaptado al área disponible y a tus gustos, para que tengas un espacio exterior con la vegetación que más te apasione.

¿Quieres disponer de un jardín con las mejores plantas y flores aromáticas? ¡Déjalo en manos de nuestros expertos en mantenimiento y diseño de jardinesContactar con jardineros en Barcelona.

2019-08-06T11:52:42+00:00 agosto 21st, 2019|Curiosidades jardinería|Sin comentarios

Deje su comentario